Blog

9 Ene · admin · No Comments

Para tener éxito en las actividades de motricidad fina es necesario tener como requisito ciertos elementos que sirvan de soporte al “que hacer de las manos”, estos elementos se desarrollan durante los primeros años de vida con las diferentes experiencias sensoriomotrices que el mismo niño busca.

Aquí un resumen de estos elementos y su influencia en el desarrollo motor

 

 

Elementos básicos de la motricidad fina

 

 

Elementos irregulares que influyen motricidad fina

 

§  Tono muscular: Es la habilidad del musculo para resistir una fuerza por un tiempo prolongado sin cambio de longitud. También se define como la cantidad de resistencia  del musculo al movimiento pasivo o el potencial del musculo para la acción.

 

 

Un tono muscular inadecuado puede afectar la estabilidad de las partes del cuerpo así como el control, velocidad y cantidad de movimiento del niño.

Existen niños con tono muscular bajo (hipotonía), tono muscular alto (hipertonía) y tono fluctuante.

 

§  Control Postural: Se refiere a la habilidad para mantener y cambiar la posición del tronco y el cuello. Cuando el control postural está bien desarrollado, un niño es capaz de mantenerse sentado con una postura erguida  con las manos libres para realizar actividades manipulativas. El tronco es usado como una base estable para posicionar y mover las extremidades superiores y la cabeza es mantenida en óptima posición para un mejor contacto ocular.

 

 

Los niños que tiene pobre control postural pueden mantenerse sentado en diferentes posiciones. Algunos niños con tono bajo pueden sentarse con la espalda redondeada, la cabeza apoyada en una mano o el tronco puede descansar sobre la mesa de trabajo. Otros tienen dificultad para rotar el tronco o la cabeza independientemente. El control de la postura se vuelve más dificultoso cuando los niños requieren usar las manos.

 

 

§  Fuerza de brazos: La musculatura de los niños se incrementa a través de la infancia y la niñez. Los niños al arrastrarse, gatear, al jalar y trepar fortalecen los músculos de los hombros, brazos y manos. Estas actividades al incrementar la fuerza y la coordinación, también incrementan el repertorio de actividades que el niño puede hacer.

 

 

Los niños que presentan dificultades con las habilidades motoras finas presentan debilidad en los músculos que controlan los movimientos de los brazos. 

Los niños con pobre fuerza en los brazos pueden tener problemas para escribir, dibujar, cargar objetos pesados, vestirse o desvestirse, etc.

 

§  Fuerza de prensión y pinza: La fuerza de prensión se incrementa aproximadamente entre los 3 y 6 años de edad. La manipulación de objetos y las actividades de autocuidado favorecen el desarrollo de los músculos de las manos y los dedos.

 

 

La debilidad en las manos y los dedos son bastante comunes en niños que presentan dificultad con las habilidades motoras finas.

Los niños con estas dificultades a menudo agarran torpemente porque en ellos hay ausencia de fuerza y coordinación para el uso de los patrones de pinza fina y prensión.

 

LIC. TM. TO. MARCO ANTONIO CABELLOS MESTANZA

LIC. TM. TO. KELY AMELIA FLORES AREVALO

Etiquetas:,

SEDES:

Surco

CONTÁCTENOS:

administracion@equipotap.com ·

94529528 - 987751048 - 961782948

REDES SOCIALES